//
you're reading...
Reportatges

Un oasis leridano en la capital

Entre el ejército de turistas que transita por el centro de Barcelona y los comercios de multinacionales extranjeras se encuentra un reducto de catalanes que defienden a capa y espada la tierra de sus orígenes: Lleida. Son los más de 3.500 socios del Centre Comarcal Lleidatà, un espacio ubicado a tiro de piedra de la plaza Universitat, en el meollo de la capital donde, paradójicamente, lo autóctono se convierte en lo exótico y el catalán pierde su dominio en beneficio de otras lenguas del mundo. Es en este ambiente hostil que trabaja sin descanso el presidente de la entitad, Miquel Àngel Gento, nacido en Tremp y que advierte de inmediato de la solera del terreno que se pisa: “Desde el 1927 que existimos con la intención de defender la cultura catalana y dar difusión a las comarcas de Lleida”. La nostalgia de los leridanos residentes en Barcelona, asegura, “motivó la creación del centro”, un lugar que moldeó la figura pública de Lluis Companys, que ejerció el cargo de presidente en 1931, y que ha visto pasar dos dictaduras, una república y el advenimiento de la democracia.

Siempre comprometidos con el país, durante años el centro ha ido tejiendo una estructura de actividades que le ha convertido en una auténtica embajada de la provincia en Barcelona. Según Gento, “el centro ofrece información a los turistas que se interesan por las comarcas de Ponent, la gran desconocida de Cataluña” un hecho que cree “muy importante si se tiene en cuenta la cantidad de turistas que pasan por delante nuestro”. Así, no es de extrañar la ingente cantidad de mapas y trípticos que se ve en la recepción, lugar donde se gestiona además el sinfín de actividades que se organizan para los socios. “La actividad no para nunca aquí” destaca un jubilado de Balaguer afincado en la capital catalana. Representaciones teatrales, conciertos de música, conferencias de personalidades, talleres de formación para tocar un instrumento,  grupos de poesía, presentaciones de libros… el Centre Comarcal de Lleida es un pequeño universo, un remanso de paz que ofrece a uno la posibilidad de evadirse del trajín exterior y tomar café y jugar a cartas o a la ajedrez con sus asiduos del bar. Un oasis donde se celebran también las fiestas mayores de algunos municipios de la provincia. Las Fiestas del Sant Crist de Balaguer o las de Sant Anastasi de Lleida, por ejemplo, son las más populares en el centro, que se viste con sus mejores galas para celebrar por todo lo alto sus fiestas desde la distancia.

Entidad declarada de utilidad pública en 1970, Creu de Sant Jordi en 1993 y Medalla de oro de Barcelona en 2002, el centro “está abierto a todo el mundo sin excepción” asegura Gento, que afirma que su voluntad es que nadie “vea en peligro su filiación al centro por culpa de la crisis económica”. No obstante, cabe destacar que durante los años de problemas financieros la entitad ha aumentado sus socios, un hecho que “anima a seguir con el trabajo realizado”. Gento tiene buenas palabras hacia las instituciones públicas, aunque pide más compromiso de los políticos”.

“Los políticos de Lleida vienen muy poco por aquí”

A Gento le gusta gestionar el centro, se nota. Le pone pasión. La misma que, según él, le falta a los políticos de Lleida para acercarse a las dependencias de la entidad. Dicho esto, se entretiene en abrir puertas para mostrar salas, salitas y salones disponibles para todo aquel que quiera, “también políticos !Solo faltaría!” El presidente lamenta que haya gente de “nuestra tierra” que cuando viene a la capital “prefiera reunirse en otros sitios mediante pago antes que aquí, que cedemos el espacio de forma gratuita”. Gento concibe el espacio que dispone la entidad, dos plantas en propiedad en la Gran Via, como un lugar de encuentro entre todos aquellos que tengan vinculación con Lleida. En definitiva, una embajada que actúe de nudo de relaciones. En este sentido desde el Centre Comarcal Lleidatà ya se ha puesto manos a la obra para vincular a varias asociaciones de la ciudad que tienen dificultades para mantener una sede en funcionamiento.

El caso más significativo es el dels Amics de la Música de Barcelona, un colectivo que ha vinculado su actividad al centro leridano, que ofrece sus salas para que sus miembros puedan ensayar y realizar conciertos. Una de sus responsables asegura que con la nueva ubicación dels “amics” se ha abierto una gran oportunidad para seguir gozando de la música al mismo tiempo que se han ampliado notoriamente las posibilidades de llegar a más gente “gracias al gran grupo que hay en el Centre”. Gento, por su parte, se muestra satisfecho, aunque asegura que “aún tenemos mucho trabajo por delante”.

 

Anuncis

Debats

Encara no hi ha cap comentari.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s

Arxiu

Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

Join 15 other followers

%d bloggers like this: